DCSIMG
For Employees Nav Spacer For Providers
click to access MyChart!
EDWARD Hospital and Health Services


Related Links

PrintEmail
Share
Search Health Information   

Anemia ferropénica en niños

Definición

Es una afección en la cual el cuerpo ya no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. Estos glóbulos llevan oxígeno a los tejidos corporales.

Hay muchos tipos de anemia. La anemia ferropénica es una disminución en el número de glóbulos rojos en la sangre debido a una falta de hierro.

Este artículo se enfoca en la anemia ferropénica en niños.

Nombres alternativos

Anemia por deficiencia de hierro en los niños

Causas

La ferropénica es la forma más común de anemia. Uno obtiene hierro a través de ciertos alimentos y el cuerpo también recicla hierro proveniente de glóbulos rojos viejos.

La deficiencia de hierro (muy poco hierro) puede ser causada por:

  • Una alimentación pobre en este elemento (ésta es la causa más común).
  • Incapacidad del cuerpo para absorber el hierro muy bien, aunque se esté consumiendo suficiente cantidad de este elemento.
  • Pérdida de sangre lenta y prolongada, generalmente a través de los períodos menstruales o sangrado en el tubo digestivo.
  • Crecimiento rápido (en el primer año de vida y en la adolescencia), cuando se necesita más hierro.

Los bebés nacen con hierro almacenado en el cuerpo. Debido a que crecen rápidamente, los niños y los bebés necesitan absorber un promedio de 1 mg de hierro al día.

Dado que los niños únicamente absorben alrededor del 10% del hierro que consumen en los alimentos, la mayoría de ellos necesita ingerir de 8 a 10 mg por día de este elemento. Los bebés lactantes necesitan menos porque el hierro se absorbe 3 veces más cuando está en la leche materna.

La leche de vaca es una causa frecuente de deficiencia de hierro. Contiene menos hierro que muchos otros alimentos y también le dificulta más al cuerpo la absorción de este elemento de otros alimentos. La leche de vaca también puede provocar que el intestino pierda pequeñas cantidades de sangre.

El riesgo de desarrollar anemia ferropénica se incrementa en:

  • Bebés menores de 12 meses que toman leche de vaca en lugar de leche materna o leche maternizada en polvo (fórmula) fortificada con hierro.
  • Niños pequeños que toman mucha leche de vaca en lugar de ingerir alimentos que le aporten al cuerpo más hierro.

La anemia ferropénica afecta con más frecuencia a los bebés entre 9 y 24 meses de edad. A todos los bebés se les debe hacer una prueba de detección para la deficiencia de hierro a esta edad. Es posible que los bebés prematuros necesiten una evaluación más temprana.

La deficiencia de hierro en los niños también puede estar relacionada con la intoxicación con plomo.

Síntomas

Nota: es posible que no se presenten síntomas si la anemia es leve.

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico. Se toma una muestra de sangre y se envía a un laboratorio para su análisis. Los glóbulos rojos con deficiencia de hierro aparecen pequeños y pálidos al examinarlos bajo un microscopio.

Los exámenes que se pueden hacer abarcan:

Una medición llamada saturación del hierro (hierro sérico/CTFH) a menudo puede mostrar si uno tiene o no suficiente hierro en el cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento consiste en suplementos de hierro (sulfato ferroso) que se toman por vía oral. El hierro se absorbe mejor en un estómago vacío, pero muchas personas necesitan tomar los suplementos con alimento para evitar el malestar estomacal. Otra forma de incrementar la absorción de hierro es tomarlo junto con la vitamina C.

Si usted no puede tolerar los suplementos de hierro por vía oral, éste se puede administrar por medio de una inyección intramuscular o intravenosa (IV).

La leche y los antiácidos pueden interferir con la absorción del hierro y no se deben tomar al mismo tiempo que los suplementos de este elemento.

Los alimentos ricos en hierro incluyen uvas pasas, carnes (especialmente el hígado), pescado, carne de aves, yemas de huevo, legumbres (arvejas y fríjoles) y el pan integral.

Expectativas (pronóstico)

Con tratamiento, es probable que el pronóstico sea bueno y, en la mayoría de los casos, los conteos sanguíneos retornarán a su normalidad en dos meses. Es esencial determinar la causa de la deficiencia de hierro. Si es causada por una pérdida de sangre distinta a la menstruación mensual, se necesitará una investigación adicional.

Usted debe continuar tomando suplementos de hierro durante otros 6 a 12 meses después de que los conteos sanguíneos retornen a la normalidad o como lo recomiende el médico. Esto ayudará al cuerpo a reconstituir su almacenamiento de hierro.

Los suplementos de hierro mejoran el aprendizaje, la memoria y el desempeño en pruebas cognitivas en adolescentes con bajos niveles de este elemento. También mejoran el desempeño de atletas con anemia y deficiencia de hierro (ferropenia).

Posibles complicaciones

La anemia ferropénica puede afectar el rendimiento escolar. Los bajos niveles de hierro son una causa importante de disminución del período de atención, reducción de la lucidez mental y problemas de aprendizaje, tanto en niños pequeños como en adolescentes.

Las personas con deficiencia de hierro pueden absorber cantidades excesivas de plomo.

Prevención

La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que todos los bebés sean alimentados con leche materna o leche maternizada (fórmula) fortificada con hierro durante al menos 12 meses. La AAP NO recomienda dar leche de vaca a los niños menores de un año.

La alimentación es la manera más importante de prevenir y tratar una deficiencia de hierro.

Las buenas fuentes de hierro abarcan:

  • Albaricoques
  • Col y otras verduras
  • Avena
  • Ciruelas
  • Uvas pasas
  • Espinaca
  • Atún

Fuentes mejores de hierro abarcan:

  • Pollo y otras carnes
  • Fríjoles y lentejas secas
  • Huevos
  • Pescado
  • Melazas
  • Mantequilla de maní
  • Semilla de soya (soja)
  • Pavo

Las mejores fuentes de hierro son:

  • Leche maternizada (fórmula) con hierro para bebés
  • Leche materna (el niño utiliza muy fácilmente el hierro)
  • Cereales para bebés y otros cereales fortificados con hierro
  • Hígado
  • Jugo de ciruela

Referencias

Glader B. Iron-deficiency anemia. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007: chap 455.

Stettler N, Bhatia J, Parish A, Stallings VA. Feeding healthy infants, children, and adolescents. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th Ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 42.

O'Connor NR. Infant formula. Am Fam Physician. 2009;79:565-570.


Actualizado: 2/7/2012
Versión en inglés revisada por: Yi-Bin Chen, MD, Leukemia/Bone Marrow Transplant Program, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 



 

(630) 527-3000

Follow Us

Facebook twitter YouTube Pinterest Instagram LinkedIn




 

Donate Today


Receive our HealthAware eNewsletter, designed to start a conversation about you and your family's health.


Sign Up

Edward Hospital & Health Services
801 S. Washington, Naperville, IL 60540 • (630) 527-3000

Naperville • Plainfield • Bolingbrook • Oswego • Woodridge
Site Map Nav Spacer Privacy Practices Nav Spacer Terms of Use
© 2014 Edward Hospital & Health Services